domingo, 29 de septiembre de 2019

100% Half Platja d'Aro


No lo niego, había preparado este Half con esmero. Buenas sesiones de bici para lo mal que me sentí tras Zurich y la carrera a pie cada vez mejor; el agua, la gran olvidada este año, la Justa para no ahogarme.

También han habido cambios desde Zurich, que me han ayudado a mejorar desde dentro, aunque solo se note por fuera ;-)


7:30 era la hora de la salida, lo cual te obliga a despertarte súper pronto para desayunar, o poco antes de la salida para ir sin comer nada. La opción última fue la escogida, nunca me ha gustado desayunar de madrugada y sin hambre.


Después de calentar 5’, consigo entrar en “calor” y me sitúo en primera línea (escorado) pues no somos más de 200-250 participantes en el Half.

Cuenta atrás y por mi lado, a costa de hacer unos metros de más, como siempre, cero golpes.


Nado fluido pero tengo la sensación que hasta la boya de giro hay algo más de 950m, creo que saldrá más tiempo del normal. El parcial de la organización me da 37’14”, pero creo que incluye los 500m de transición que había por las calles de Platja d’Aro hasta llegar al pabellón donde estaban las bicis. Calculo que sobre 32’ hice.
Nota: fue un acierto dejar bambas a la salida de la arena para no destrozarme los pies en la calles de Platja d’Aro.

Salgo de la T1 en la posición 48, y en los primeros compases ya veo que aunque hay tramos de acoplarse, estos pasan por caminos agrícolas bacheados y carreteras secundarias. Un acierto para mi no traer la Cabra, con la que además no subo bien y bajo peor.
Llegamos a la primera dificultad montañosa de las cuatro que habían en el recorrido, con 1230m de desnivel positivos en total (es entre puertecillo y tachuela), lo subo a plato y no paro de adelantar a triatletas, calculo que unos 15 o 20 de una tacada. En bajada, saco partido a los discos y neumáticos de 28mm, y aunque en el tramo de enlace al siguiente puerto me pillan algunos de los que había adelantado, a la que la carretera se vuelve a empinar en el 2º puerto, los dejo atrás, subiendo a plato con fuerza.
La bajada del segundo puerto es de curvas no muy empinadas a derechas e izquierdas, en las que la trazada te hacía sacar aún más ventaja, y yo me sentía muy seguro y confiado. Cada vez iba más solo y calculaba que había adelantado a todos los que tenía que adelantar. No tenía a nadie por delante ni por detrás y durante muchos kilómetros iba totalmente solo y sin referencias. 

El tercer puerto lo subo a plato y sigo comiendo y bebiendo bien, el calor empieza a apretar pero las piernas están casi como nuevas.

El último puerto es el que tiene la pendiente más fuerte, aquí pongo plato pequeño e intento mantener la posición respecto a dos triatletas que alcancé, y ya bajada hacia la T2. Las piernas: bien gracias. 2h55 según mi garmin para los 90.3 km y 1230m de d+, a una media de 30,8 km/h. G-E-N-I-A-L.
Primeras zancadas y son de aquellas que te dicen que vas a tener un buen día, primeros 2 km muy fáciles a 4’30” el km y primera vuelta fácil reconociendo el circuito, al que deberíamos dar 3 vueltas. El calor aprieta de lo lindo pero voy bien, hoy entraba de todo: UCAN, Isotónico, agua, geles, Aquarius, cola... T-O-D-O. Mi estómago es una hormigonera que se come todo lo que entra.


Segunda vuelta casi igual que la primera, no solo no me Adelantan muchos triatletas, sino que voy dejando atrás al resto.

Tercera vuelta, es el momento de redondear el día, y aunque el dolor en los pies empieza a molestar bastante, sigo teniendo fuerzas y aunque ya han pasado más de 15km, me fuerzo a “no dejarme”. El ritmo no decae mucho y Lo consigo, llegando al último km con esa sensación que pocas veces he experimentado en un Half, de haber controlado la Carrera. 
1h33 en la media maratón con mucho tramo de tierra, y al final un muy buen tiempo para este triatlón duro de 5h11, posición 20 de la general y 4º V1M. Ni me lo esperaba, aunque me da igual haber quedado el 20 que el 200, las sensaciones que me dejó la carrera es lo que me vale.

Tener a mis dos nenas esperando en meta siempre es un plus de gasolina para llegar antes !

Aunque las distancias sean las mismas, éste tipo de pruebas no tiene nada que ver con las de grandes franquicias: no hay aglomeración de participantes, el precio es muchísimo más contenido, sin problemas de drafting, fotografia de calidad gratuïta, te puedes apuntar hasta la misma semana de la prueba,... pero a cambio hay otro tipo de "servicios" que no tienes: menos animación (meta muy desangelada), un post-meta no tan extenso y variado,  algun tramo por carretera en no muy buen estado, conificado i/v en tramos estrechos, sin expo, sin servicio mecánico,... es cuestión de gustos y de saber escoger qué se quiere. Tengo que reconocer que el circuito -en especial de ciclismo- me gusto muchísimo y que la prueba está muy chula. Es la segunda vez que acabo una prueba del circuito 100% Half y me quedo siempre con buen gusto de boca, pero con aquello de sí pero no... no sé... supongo que me falta el ambiente internacional de las Grandes franquicias. Felicitar a organización y voluntarios, que estaban por todos lados (y en un circuito de 90km de bici, no es facil)

jueves, 15 de agosto de 2019

Cursa 10km Puigcerdà 2019

Como suele ser tradición, cada 15 de agosto se celebra en Puigcerdà una carrera de 10km, que en esta ocasión, ya que estábamos por la zona pasando unos días, encajó correrla, además había una carrera infantil donde Anaïs también participó (consiguiendo acabar la 2ª de la niñas, por cierto), así que redondeamos la matinal deportiva.

No mucha más historia que el resultado final, 42’47” (a 4’16”/km) en un recorrido mixto asfalto/tierra, con bastante desnivel y a casi 1300m de altitud. Ello, unido a los más de tres meses sin hacer series, dan por muy bueno el crono. 34º de 458 en meta.





 © Miquel Morales.

TOP