domingo, 14 de abril de 2019

Marcha cicloturista Ports del Maresme 2019



Tras el cambio de recorrido ya implantado en 2018 y que me encanta, intento no perderme esta cita obligada de ciclismo. Éste año, sin compañeros del club con quién ir, y con la resaca del Tour de Flandes de la semana anterior.

Las dos salidas en bici y sesión a pie de la semana post Flandes me indicaban que la recuperación no estaba siendo correcta: cansancio, malas sensaciones, piernas pesadas... pero confiaba que a veces, el día de la competición, todo cambia.

Pero no fue así, tras dar las primeras pedaladas de corto (y tiritando, a escasos 9ºC), ya vi que no iba a ser un buen día. "No te agobies, puede ser un buen entreno" pensé, y subí sin chispa Collsacreu y nos plantamos a pie de Collformic un "pelotón" de unas 80 unidades, a una media de casi 35 km/h.

Justo cuando se llega a las primeras rampas, intento mantenerme en cabeza de mi grupo, llegando a estar poco más de un km de ascensión entre los cinco primeros, pero definitivamente hoy no hay piernas, así que modo supervivencia, y a subir con agilidad y ir pasando los km.


A unos 2 km de la cima (en el avituallamiento) vuelvo a recuperar algo de sensaciones, pero no dura mucho. Breve parada y de nuevo en marcha, ésta vez con el desvío hacia la corta o larga, el grup de divide, y me quedo con 2 ciclistas más, en una posición de carrera con muchos km por delante, y muy solo... los 3.5 km del alto de Sta. Helena se me hacen duros, pierdo referencias, pero en el rápido descenso enlazo, somos 4!

Al llegar al desvío del final de bajada, ya en dirección Espinelves vemos un grupito de unos 10-12 ciclistas, y apretamos los dientes para pillarlos justo antes de la bajada de 10km con curvas a derecha e izquierda que hay (qué bajada más gustosa), donde me puedo colocar delante del pelotón (en 4ª posición) y asegurar que no me dejan tirado.

El terreno es favorable en bajada hacia Arbúcies y Breda, con viento a favor, intento recuperar fuerzas pero sigo sin notar buenas piernas. Con las buenas sensaciones que tenía hace justo una semana, con mucha más distancia, y hoy se me están haciendo eternos estos 140km....

Llegamos al punto más duro y explosivo de la marcha, la subida a Gualba, apenas 3.5km pero con algunas rampas de 19%, que unidas a los km y desnivel ya en las piernas, se hacen muy duras... El grupo de 15 se ha dividido en dos en el último avuituallamiento, entre los que han parado y los que no. Yo, por llegar antes hoy a la fideuà final, no paré, tenia bebida y comida de sobras encima.

Justo antes de Gualba, pillamos a unos 3-4 ciclistas, y en el grupo somos unos 10, de los que conseguimos coronar juntos 4, aún las malas sensaciones, aguanto sufriendo delante, y de ahí a pie de Collsacreu voy en reserva sin entrar a relevos, y me desculego del grupo incluso parando a mear antes de la subida final, que por suerte la conozco, es corta y no muy dura. De ahí a meta, bajada ya tranquilo y a disfrutrar del avituallamiento final, satisfecho de haber completado la ruta larga, y todo y las malas sensaciones consigo bajar casi 10 minutos respecto al año pasado. Posición 51 (muy buena para mi) de 450 llegados. Con buenas piernas, el año que viene, cuanto seré capaz de bajar?


0 comentarios:

 © Miquel Morales.

TOP